Hora de ser campeón – review de Generaciones Pokémon

¡Bienvenidos/as una vez más! Llegamos al tercer miniepisodio de Pokémon Generaciones; un episodio repleto de encarnizados combates y acción, además de característicos y queridos personajes de la saga, ¡empezamos!


Miniepisodio 3: El aspirante

Seguimos en Kanto, la región escenario de la primera Generación; pero nos acercamos a su final, al objetivo de todo/a entrenador(a). La Meseta Añil. Aquí es donde se dirige en esta ocasión el nieto del profesor Oak y conocido rival, Azul; dispuesto a vencer al Alto Mando y alzarse con el título de Campeón. Dentro, Lorelei, Bruno, Agatha y Lance esperan impacientes la llega de un nuevo aspirante. Sin lugar a dudas, una escena realmente épica con estos cuatro poderosos entrenadores hablando en un palco que parece unir todas sus salas.

   

Sin embargo, en un miniepisodio de no más de cuatro minutos no da tiempo a mostrar toda la emoción que estos combates podrían contener; viéndose resumidos simplemente a la escena en la que se derrota a cada Alto Mando. Lorelei y sus Pokémon de tipo Hielo acaban ”hechos granizo” y los músculos sobrenaturales de Bruno no le librarán de un final parecido; en este caso, aplastado contra la pared por su Machamp.

   

El duro e irritante carácter de Ágatha, maestra de Pokémon de tipo Fantasma crispará los nervios de Azul cuando lo compara a este con su abuelo, el Profesor Oak. A pesar de ello, sufrirá el mismo destino que sus compañeros, ni su carismático Gengar podrá acabar con los imbatibles Pokémon de Azul. Y llegamos al líder del Alto Mando. El domadragones Lance, con su ”ejército de Tipo Dragón” aunque incluya a  Pokémon como Aerodactyl o Charizard y necesite utilizar más de un Dragonite, espera a Azul en la última sala de la Meseta Añil.

 

Escenas bastante bien conseguidas y con la emoción necesaria para no perder el interés en el episodio. Como ya se sabe, Azul se alza con la victoria y consigue su sitio en el trono de la Liga Pokémon. El resto de la historia la tenemos más que sabida ya; Rojo llega con su imponente silencio y … se acaba el capítulo. Tranquilos/as, no os quedéis con nervios por conocer el final; ya os lo adelantamos: Gana Rojo. Y hasta aquí este emocionante episodio.


Conclusión:

Estamos ante un capítulo con emoción contenida; pues muestra encarnizados combates en el poco tiempo del que dispone. Al menos se nos enseña una cara hasta ahora desconocida de esta historia de rivalidad entre Rojo y Azul. Siempre que llegábamos aquí ya veíamos a Azul coronado campeón, y ahora vemos realmente cómo llegó hasta ahí (tampoco era muy difícil deducirlo, pero no está de más). Tampoco abundan los diálogos y la cantidad de historia que abarca es más bien escasa, pues apenas tenemos unas escenas de las triste derrotas del Alto Mando. Un capítulo que no está de más pero que tampoco era necesario, quizá era incluso más interesante reemplazar este por alargar la historia de la búsqueda de Giovanni, pero es lo que tenemos y tampoco podemos quejarnos demasiado. Dar una nota en su calidad argumentativa sería algo complicado, pues apenas tiene mucho que contar como para haberlo hecho de una manera más extensa; pero todo encaja y coincide con la historia que conocemos (salvo esa habitación inventada dentro de la Meseta Añil). Dejémoslo en un 7 por ser correcta pero no emocionante o demasiado llamativa.

Calidad argumentativa 8/10

Calidad gráfica 8/10

Importancia del episodio 6/10


¿Cuál es vuestra opinión? ¿Os ha gustado este miniepisodio? ¿Cómo lo valoraríais siguiendo nuestros criterios? ¡Nos vemos en la próxima crónica!