¡Un Dragonite imbatible! – review de Generaciones Pokémon

¡Hola y bienvenidos/as a la cuarta entrega de Pokémon Generaciones! Esperamos que os esté gustando esta sección y disfrutéis leyendo nuestra opinión sobre los diferentes miniepisodios de esta serie, ¡vamos allá!


Miniepisodio 4: El Lago de la Furia

Cambio de región, llegamos a la tradicional y a su manera preciosa región de Johto. Empezamos nuestra aventura en Pueblo Primavera, pero no es aquí donde se desarrollará este miniepisodio, pues nos encontramos en Pueblo Caoba, muy cerca del Lago de la Furia. En esta ocasión nos acompañará Lance, el líder del Alto Mando de la Meseta Añil, y cómo no, su característico (y muy poderoso) Dragonite.

Un Gyarados rojo (variocolor) ha despertado el revuelo en la zona con su agresividad y furia sin precedentes, y ahi está Lance para intentar solucionar el problema. A través de unas deducciones cuanto menos precipitadas y que al mismo tiempo dejan bastante que desear, el domadragones descubre que son unas ondas malignas las responsables del malestar de ese Gyarados. Con esto en mente, se adentrará en la Tienda de Pueblo Caoba, lugar del cual parecen proceder dichas ondas.

   

Para sorpresa de Lance, el Team Rocket es quien se halla tras todo este conflicto. Haciendo una puesta en escena algo desdeñosa, algunos reclutas se dirigirán a parar los pies al domadragones. Los reclutas no son capaces de hacer nada contra Dragonite, pues a pesar de ser cuatro contra uno, este los elimina sin problema y consigue abrirse paso a través de ellos.

 

Al mismo tiempo, un misterioso personaje recorre también la base del Team Rocket. No es presentado de manera directa, pero podemos deducir rápidamente que se trata de Gold/Oro, el protagonista de los juegos de Segunda Generación. Lo que llama la atención es que este apenas se pronuncie, pues ni se lo muestra luchar contra nadie. En su lugar, son nuevamente Lance y su imparable dragón quienes acaban con Petrel, el comandante que se encontraba en esa base, y también quienes hallan la fuente de las ondas.

   

Como bien sucedía en los juegos Oro y Plata, Lance (o más bien su Dragonite) libera a los Electrode que suministraban energía a la máquina de ondas y da por zanjado ese asunto. Por una llamada a través del Pokégear avisa a Oro y este sonríe triunfante aunque no se lo haya visto hacer nada. La paz regresa al Lago de la Furia y Gyarados recobra la calma. Buen trabajo.

   

Conclusión:

Un capítulo bien construido y que dentro de lo que cabe, no sufre de ningún vacío argumental. Todo encaja tal y como lo conocemos y sucede de manera fluida. Existe algún pequeño detalle que no acaba de estar bien explicado, como la rápida deducción que saca Lance al ver al Gyarados furioso, pues en seguida concluye que debe de ser por la influencia de ondas malignas. Sin embargo, en la historia que conocemos a partir de los juegos esto tampoco es del todo explicado, por lo que podemos pasarlo por alto. Bonitas escenas y música: además de tratarse de un episodio dedicado a los fans de Dragonite, ¡cuánto poder!

A parte de esto, se agradece que se haya tratado este punto de la historia, pues el asunto del Team Rocket no dejó a nade indiferente en el segundo episodio. Todos sabíamos qué pasaba en Pueblo Caoba, pero no está de más profundizar ligeramente en ello. Lástima que a Oro se lo haya dejado tan de lado: aunque cabe decir que hubiera sido una tarea realmente difícil introducirlo de manera más profunda sin que esto disgustase a nadie. No se han olvidado de él ni tampoco lo han estropeado, bien salido del paso.

Calidad argumentativa 9/10

Calidad gráfica 8/10

Importancia del episodio 8/10


¿Cuál es vuestra opinión? ¿Os ha gustado este miniepisodio? ¿Cómo lo valoraríais siguiendo nuestros criterios? ¡Nos vemos en la próxima crónica!